Selección > Juan Guillermo Cuadrado

La verdadera causa de la pelea entre Juan Guillermo Cuadrado y Davinson Sánchez

Se armó un conflicto inesperado entre dos compañeros en menos de 3 segundos. 

Si no interviene Yerry Mina hubiesen llegado a darse con los puños.
Si no interviene Yerry Mina hubiesen llegado a darse con los puños.

La Selección Colombia que dirige Reinaldo Rueda recibió un balde de agua fría cuando en menos de 10 minutos de comenzado el primer tiempo ya la Selección Argentina ganaba 0 a 2. Todos se miraban las caras, el silencio era sepulcral. Todos se llevaban las manos a la cabeza y decían mirando al cielo que por favor no se repitiera lo vivido contra la Selección Uruguay y la Selección Ecuador, donde las goleadas fueron épicas. 

Era muy evidente la desconexión de los jugadores de la Selección Colombia al inicio del partido. El primer gol de los argentinos a los dos minutos fue fatal. A esto se le sumó que no  apareció un jugador colombiano con jerarquía que le llamara la atención al grupo y los hiciera despertar, que les jalara las orejas a todos. No, fueron a sacar como si nada, como si se tratara de una práctica. 

A los 8 minutos mientras la Selección Argentina estaba celebrando el segundo gol de Leandro Paredes en el córner derecho, en el área grande se gestó una pelea entre Juan Guillermo Cuadrado y Davinson Sánchez. Cuadrado primero estaba discutiendo con el árbitro apelando a que el gol no era legal dado que fue confuso. Luego que vio que el principal no cedía se fue a reclamarle a su compañero Sánchez; porque le incriminó que ese gol fue su culpa porque estaba caminando en vez de marcar. Sánchez no se quedó callado y se alcanzó a ver que lo reta gritándole y hasta le propinó un fuerte empujón, Cuadrado se le iba a ir encima porque se calentó aún más.

Davinson Sánchez no se quedó callado y le respondió a Juan Guillermo Cuadrado con fuerza.

Asimismo, tuvo que entrar a mediar Yerry Mina de inmediato y separarlos a los fines de evitar que el conflicto escalara y se propagara ese ánimo a lo interno de todos los compañeros. Ese segundo gol de Argentina concentró todos los ingredientes de lo que no se debe hacer, el despeje de Duván Zapata fue errado y la envió a los pies argentinos en la media luna, allí nace la jugada de los visitantes y a esto se le sumó que Jefferson Lerma y Gustavo Cuéllar chocan cuando van a marcar al mismo jugador, que es el jugador que termina haciendo el gol, Paredes pasa como por su casa luego de un primer toque de Lautaro Martínez y los dos defensas centrales ponen la torta al hacer mal la cobertura, de allí la molestia de Cuadrado. Esto no debe volver a suceder, debe primar el compañerismo, la concentración y el apoyo. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias