Selección > Jugadores

Las 5 ideas que salvaron a Reinaldo Rueda para no perder por goleada contra Argentina

Rueda en menos de 5 minutos y en pleno juego debió crear un planteamiento nuevo contra Argentina. 

Reinaldo Rueda tuvo que asumir que se equivocó, respirar hondo y solucionar.
Reinaldo Rueda tuvo que asumir que se equivocó, respirar hondo y solucionar.

Reinaldo Rueda llegó con cierta confianza a enfrentar a la Selección Argentina dado que venía de ganarle por goleada a la Selección Perú y aparte jugaba en casa. Pensó en improvisar a ver si eso lo ayudaba aún más. Resultó que todo se le fue a la papelera a los 10 minutos de haber comenzado el juego. Dos goles en contra y con la tensión en niveles estratosféricos. Esta vez dirigió sin tapabocas, no se alteró, se limpió un poco el sudor de la frente; ese que cuando la gota baja te genera un frío en todo el cuerpo. Sacó su famosa libreta y apuntó 5 ideas que al final lo ayudarían. 

En este sentido, su primera idea fue que le tocó cambiar el esquema táctico con el que salió a jugar el 1-4-3-2-1, ese lo borró. Asumir que erró al improvisar. Apenas a la media hora hizo los primeros cambios sacando a Jefferson Lerma; porque ese tridente de pivotes fue un flitro que no sirvió, tocó recomponer y volver al sistema de juego usado anteriormente contra Perú el 1-4-4-2. 

Asimismo, la segunda idea que ayudó a Reinaldo Rueda fue meter de nuevo la inyección anímica que da Luis Muriel, quien cuando fue llamado para entrar comenzó a calentar rápidamente, se hidrató, camiseta por dentro y entró a colaborar. Muriel apenas ingresó comenzó a causar estragos en la Selección Argentina con sus ofensivas y recuperaciones de balón, corriendo entre líneas pudo ayudar a la recuperación progresiva. 

La conexión Juan Guillermo Cuadrado y Luis Muriel fue clave para el empate obtenido en Barranquilla.

La tercera idea que sacó Rueda fue que habló con Juan Guillermo Cuadrado para que asumiera más liderazgo; Cuadrado a pesar de su conflicto momentáneo con Davinson Sánchez cambió de actitud, tomó el liderazgo y empezó a defender y a atacar con más insistencia. Los ingresos de Miguel Borja y otros jugadores refrescaron las zonas. Cuadrado fue clave en la asistencia que le dió a Borja para el empate agónico. 

La cuarta idea y más que una idea fue un apoyo, es la labor de David Opsina que se convirtió en una pieza clave para no dejar que se abultara el marcador, Ospina tapó en cuatro ocasiones unos ataques argentinos, que si pasan hubiesen sido decisivos en el score de los visitantes. Los dos defensas centrales de Colombia a veces lucieron nerviosos, pero Ospina con su actuación los inspiró a estar más firmes. 

Finalmente, la quinta idea a la que apeló Reinado Rueda fue apoyarse con el jugador número 12 que es el público, eran unas escasas 6.000 personas que se convirtieron en millones en el momento más crítico del juego, no dejaron de aupar a la Selección Colombia para que se motivaran a ganar. Algo que fue novedoso porque por temas del Covid-19 se viene jugando sin público y eso le resta a veces emocionalidad a los partidos. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias